Espacio y tiempo para compartir encuentros y desencuentros tanto propios como ajenos, de temas de distintos niveles de realidad.

Los temas ahora

amautas (1) andrógino (1) Arrábida (1) arte (2) Bateson (1) brujería (2) campo akásico (3) certificación de competencias laborales (1) chamanes (1) ciencia oculta (3) coherencia (1) competencia laboral (2) competencias trascendentes (2) consciencia universal (1) crisis del conocimiento racional positivista (3) cultura (1) Da Vinci (1) Dalai Lama (1) David Bohm (3) diálogo de saberes (3) diálogo y orden implicado (2) distancias cortas (1) distancias muy cortas (1) duendes (1) Ecoturismo (1) educación y utopía (4) enantiodromía (1) Ervin Laszlo (3) escepticismo (2) escucha (1) esoterismo (2) espiritualidad (12) espíritus (9) Física cuántica y niveles de la realidad (2) gnomos (2) Griman (2) gurú (2) hadas (2) hechiceros (1) iluminación (2) iniciación (1) inteligencias incorpóreas (2) ipayes (1) Javier Medina (1) juse no fuse (1) krishnamurti (2) Manifiesto transdisciplinariedad (1) meditación (1) medium (2) microcultura (1) Morin (2) multidimensionalidad (1) Nicolescu (1) nuevos paradigmas en educación (5) Olivia Harris (1) ondinas (2) orden implicado (1) paranormal (3) parapsicología (1) Pasajero en tránsito (4) pensamiento complejo (3) peregrinar (1) probación (2) quantons (2) quantum (2) resacralización de la Tierra (1) retos de la educación (4) Satori (1) Sheldrake (3) Steiner (7) suprasensible (4) Tao (1) TCI (3) teoría de la ralatividad (2) teoría del pleno cósmico (3) teórica cuántica (2) Tobón (1) transcomunicación instrumental (3) transculturalidad (1) transdisciplina (2) transdisciplina y universidad (1) transdisciplinariedad (5) Trascendencia (1) turismo sustentable (1) yatiriss (1) yinns (1) Yoka Daishi (1) zazen (1) Zen (1)

T.S. Elliot, 1890.

"¿Dónde quedó el conocimiento que hemos perdido en la información y dónde quedó la sabiduría que hemos perdido en el conocimiento?"
(T.S. Elliot, The Rock, Canto I, 1890)

martes, 20 de julio de 2010

¿Cómo se adquiere el conocimiento de los mundos superiores?

Serie: Algunas Escuelas de desarrollo espiritual: Steiner. (Primera parte)
Autor: Dr. Rudolf Steiner(1)
Transcripción libre de Pasajero en Tránsito

PRÓLOGO CONDENSADO DE LA TERCERA EDICIÓN

El contenido de este libro sobre el desarrollo del alma humana, trata de enfocar diversos aspectos. Primeramente, es expresión del deseo corresponder a quienes, sintiéndose atraídos por los resultados de la investigación espiritual, se plantean la pregunta: ¿De dónde obtienen su saber quienes afirman poder referirse a los profundos arcanos de la vida? La Ciencia del Espíritu dice algo sobre tales enigmas. El que quiera observar los hechos que conducen a tales asertos, tiene que elevarse a un conocimiento suprasensible, y seguir el camino que este libro trata de describir. Sin embargo, sería un error creer que las investigaciones de la Ciencia del Espíritu carecen de valor para quien no tenga la inclinación o la  posibilidad de hollar ese camino.  Para investigar los hechos se requiere la facultad de entrar en los mundos suprasensibles; pero si se transmiten después de explorados, también aquellos que no hayan tenido percepción directa de ellos pueden llegar a una convicción suficiente de su autenticidad. Gran parte de las investigaciones que se hagan podrán demostrarse sometiéndolas simplemente y en forma imparcial al juicio sano. Advertimos que esta imparcialidad no debe ser enturbiada por prejuicios tan corrientes en la vida humana. Sucederá fácilmente, por ejemplo, que alguien piense que esto o aquello no es compatible con ciertos resultados científicos del presente. En realidad, no existe resultado científico alguno que contradiga la investigación espiritual; en cambio, fácil es creer que este o aquel parecer científico no concuerda con las investigaciones de los mundos superiores, si los resultados científicos no se juzgan, omnilateral e imparcialmente. Con actitud independiente se descubrirá que cuanto más imparcialmente se compare la ciencia del espíritu con las positivas conquistadas científicas, tanto más evidentemente se podrá reconocer el perfecto acuerdo entre ellas. No debo negar que hay una parte de esa investigación de la ciencia espiritual que se substrae hasta cierto grado al juicio meramente intelectual. Más no será difícil encontrar la relación debida, aun respecto de esa parte, para quien comprenda que no solamente el intelecto, sino también el sentimiento sano, puede ser juez en la búsqueda de la verdad. Cuando tal sentimiento no se deja arrastrar por simpatías o antipatías por esta o aquella opinión, sino que real e imparcialmente deja que los conocimientos de los mundos suprasensibles actúen sobre él, nace un juicio basado en el sentimiento. Existen aún muchos otros caminos que comprueban la veracidad de lo que decimos a aquellas personas que no pueden o no quieren hollar el sendero del mundo suprasensible. Esas personas pueden sentir, no obstante, el valor que tienen para la vida aquellos conocimientos, aun cuando sólo lleguen hasta ellos por los relatos de los investigadores espirituales. No todos los hombres pueden convertirse instantáneamente en videntes; pero los conocimientos del vidente son, para cualquiera, alimento apropiado y sano. Todos pueden aplicar aquellos conocimientos a la vida diaria, y quien lo haga no tardará en comprobar qué aspecto toma ella en todas sus esferas y cuan pobre es el vivir para el que se halla al margen de la inquietud espiritual. El conocimiento de los mundos suprasensibles, debidamente aplicado en la vida no es algo impráctico, sino efectivamente práctico en el sentido más amplio. Aun cuando el lector no pretenda recorrer por sí mismo el sendero del conocimiento superior, si le interesan los hechos observados por otros puede llegar a preguntar: ¿De qué manera llega el vidente a estos hechos? A las personas que se planteen este interrogante, este libro va a darles idea de lo que se tiene que hacer para conocer en verdad el mundo suprasensible: describirá el camino hacia él en forma tal que logrará suscitar la confianza hacia quienes lo han recorrido. También es posible, al observar la actividad del investigador espiritual, aprobarla diciéndose: la descripción del sendero de los mundos superiores me hace una impresión tal que puedo comprender por qué los hechos transmitidos me parecen razonables. Así, pues, este libro quiere servir a los que deseen robustecer y afirmar su sentido y sentimiento de la verdad frente al mundo suprasensible. Empero no quiere ofrecer nada menos a quienes buscan por sí mismos el camino hacia el conocimiento suprasensible, los únicos capaces de comprobar, por las propias experiencias vividas, la verdad de lo aquí expuesto. Estos últimos harán bien en repetirse continuamente que, para asimilar la descripción del desarrollo del alma, se necesita algo más que la información del contenido, a menudo suficiente en otros conocimientos. Se necesita familiarizarse íntimamente con la exposición del asunto, no tan sólo mediante lo que acerca de él se dice, sino también a través de estudios que atañen a tópicos muy distintos. Así se llegará a la idea de que lo esencial no descansa en una sola verdad, sino en la concordancia de todas. El que quiera practicar los ejercicios, ha de tomar esto en cuenta muy seriamente. Un ejercicio puede ser bien comprendido y aun correctamente ejecutado; no obstante, puede causar un efecto indebido si el ejecutante no lo equilibra con otro ejercicio que compense la unilateralidad del primero y restablezca la armonía del alma. El que lea este libro con hondura, de modo que su lectura se convierta para él en vivencia interior, no sólo se familiarizará con su contenido, sino que vibrará con sentimiento distinto en cada experiencia y de este modo llegará a comprender el peso que tiene una u otra para el desarrollo de su alma. También descubrirá en qué forma debe emprender este o aquel ejercicio, cuál de ellos conviene mejor a su individualidad particular. Cuando se trata, como aquí, de la descripción de procesos que han de ser vividos, resulta necesario volver siempre sobre su contenido, y así darse cuenta de que hay muchas cosas para cuya satisfactoria comprensión es necesario ensayarlas uno mismo. Después del intento se observan ciertos detalles que antes forzosamente escapaban a la percepción.

También los lectores que no pretendan seguir el camino trazado, encontrarán en este libro mucho que les será útil para su vida interior: reglas de conducta, indicaciones que aclararán lo que pudiera parecer enigmático, etc.

Finalmente también aquellas personas con cierta experiencia, para quienes la vida ha servido en cierto sentido como una iniciación, podrán sentir satisfacción al encontrar dilucidado en conjunto lo que habían vislumbrado en rasgos inconexos; lo que ya sabían, sin haber llevado quizá este saber a una representación que le complaciera.

1.El Dr. Steiner fundó una Ciencia Espiritual y su Escuela y Centro en Dornach, Suiza, con la Intención de ir eliminando gradualmente la necesidad del contacto directo  entre discípulo v maestro, substituyéndolo por un curso objetivo de enseñanza espiritual directa, tal como se Imparte en este libro y a la que se hace referencia finalmente en la pagina 171 del Apéndice que el autor agregó a la edición definitiva de 1918. (Nota del Editor)

No hay comentarios: